Para elegir entre varias opciones de inversión no debemos de limitarnos a analizar sus rentabilidades, ya que el riesgo asumido por cada una de ellas también proporciona información muy importante.

Es aquí donde interviene el ratio de Sharpe, correlacionando rentabilidad y riesgo para ayudarnos a valorar mejor cada una de las inversiones.

En este artículo hablaré de:

El riesgo en las inversiones

La volatilidad de un activo

Valorar una inversión según la rentabilidad y el riesgo de la misma

El ratio de Sharpe. ¿Qué es y para qué se utiliza?

Pixabay.com

A veces, dependiendo de en qué y cómo invirtamos, un inversor puede caminar sobre una cuerda situada a mucha altura. En ese contexto, un error o diferentes agentes externos podrían provocar una caída fatal.

Y los errores, cuando mayor sea el riesgo que asumimos, más probable es que ocurran.

A la hora de valorar el rendimiento de una determinada inversión, es algo muy habitual fijarse simplemente en la rentabilidad que ha obtenido a lo largo del tiempo. Solemos calificar como “mejor” a una inversión que ha obtenido un 7% de rentabilidad que otra que ha hecho un 5%.

Sin embargo, la rentabilidad no es lo único en lo que deberíamos fijarnos para valorar una inversión, ya que igual de importante es el riesgo de la misma. No podemos comparar entre dos inversiones cuando los riesgos asociados a cada una de ellas son diferentes, ya que esa comparación no sería justa.

El riesgo no es algo que se pueda predecir ni observar por lo que siempre debe de estimarse. Es aquí donde entra en juego la volatilidad, ya que es lo que se suele utilizar para medir el riesgo de una determinada inversión.

Hagamos un paréntesis para explicar qué es la volatilidad, la cual vamos a utilizar posteriormente para calcular el ratio de Sharpe.

¿Qué es la volatilidad?

La volatilidad se refiere a las variaciones de precio que experimenta un determinado activo. Es decir, un activo tendrá una volatilidad baja si su precio a lo largo del tiempo sufre pequeñas variaciones y tendrá una alta volatilidad si experimenta grandes y constantes variaciones.

La volatilidad tiene relación con el riesgo en una inversión. Un determinado activo que tenga una baja volatilidad tiene un riesgo mucho más bajo que otro que tenga una volatilidad elevada, pero también la rentabilidad será mejor o peor en función del riesgo que asumamos: más volatilidad supone potencialmente mayor rentabilidad (o pérdidas mayores), menos volatilidad supone potencialmente una rentabilidad menor (o pérdidas menores).

Un activo cuya cotización ha oscilado a lo largo de un determinado periodo entre 75 y 135 es más volátil que otro que osciló entre 100 y 115.

En la siguiente imagen puedes ver la variación de precio de dos acciones. Ambas tienen el mismo precio al inicio y al final, pero su evolución es muy distinta debido a su diferente volatilidad:

En esos años, la rentabilidad ha sido la misma en ambas acciones, pero el ratio de Sharpe, como verás más adelante, sería distinto debido a la diferente volatilidad de ambas acciones.

Antes de continuar quiero aclarar ciertos aspectos sobre el riesgo en las inversiones.

El riesgo no es algo que se pueda palpar, que se pueda medir, ya que existen diferentes tipos de riesgo. 

Una inversión de riesgo no solo significa posibilidad de perder dinero, sino que abarca otros aspectos como:

  • Riesgo a no llegar a los objetivos de rentabilidad establecidos al inicio de la inversión (aunque esta sea positiva).
  • Riesgo de falta de liquidez. Si un inversor particular tiene la gran parte de su dinero invertida y aparece un gasto importante, quizás no tenga suficiente liquido para saldarlo, teniendo que recuperar capital invertido con todo lo que conlleva.
  • Riesgo de volatilidad. Si tenemos nuestro capital invertido en activos muy volátiles y nos ocurre lo del anterior punto, necesitar vender para saldar una deuda, si nos encontramos en un momento negativo de nuestras inversiones perderemos mucho dinero.
  • El riesgo por excelencia. Riesgo a perder el total de nuestro capital.

Con esto, quiero aclarar que:

Riesgo no es igual a volatilidad

La volatilidad solo es un tipo de riesgo en las inversiones.

Una vez entendida la volatilidad, y aclarado qué es el riesgo en las inversiones, volvamos al tema central del artículo.

Resumiendo hasta el momento:

La rentabilidad es una parte importante para juzgar como buena o mala una determinada inversión, pero también debemos de tener en cuenta el riesgo asumido.

¿Qué es el ratio de Sharpe?

El ratio de Sharpe es un concepto creado por William Sharpe. De manera muy resumida, puede definirse como la “rentabilidad ajustada al riesgo”.

Se utiliza para valorar una determinada inversión teniendo en cuenta ambos factores mencionados anteriormente, la rentabilidad y el riesgo asumido, utilizando para estimar este último, la volatilidad de la inversión analizada.

Es obvio que cuando vemos una elevada rentabilidad de una determinada inversión, nuestro interés y curiosidad aumenta, pero casi nunca tenemos en cuenta el riesgo que se ha asumido para obtener esa rentabilidad.

La fórmula para calcular el ratio de Sharpe es:

Supongamos que una inversión ha obtenido una rentabilidad anual de un 15% con una volatilidad del 7%. Si la rentabilidad media del activo libre de riesgo (por ejemplo: deuda pública de Alemania) ha sido del 4,5%, el ratio de Sharpe, aplicando la fórmula anterior, sería igual a 1,5.

¡Oye! ¿Qué es un activo libre de riesgo?

En el contexto de las inversiones, un activo libre de riesgo es aquel que garantiza una cierta rentabilidad (la conocemos previamente) y se considera como que está libre de riesgo, siendo este igual a 0, es decir, tiene una probabilidad de incumplimiento de pago muy baja.

Este activo no tiene apenas volatilidad (o es claramente inferior en comparación con el resto de activos) por lo que su valor se mantendrá estable o variará de manera muy leve a lo largo del tiempo.

La deuda pública emitida por países solventes es uno de los ejemplos más claros de activos libres de riesgo.

¿Qué utilidad tiene el ratio de Sharpe?

El ratio de Sharpe se utiliza como una herramienta que nos permite analizar y correlacionar rentabilidad y riesgo asumido. A través de su uso podemos comparar y valorar la calidad de las inversiones que pertenezcan a la misma categoría, para facilitarnos la elección entre una u otra.

A mayor ratio de Sharpe, mejor habrá sido la gestión riesgo/rentabilidad de la inversión.

Puede darse el caso de que el ratio de Sharpe tenga un valor negativo. En ese caso, indica que el rendimiento de la inversión analizada ha sido inferior a la rentabilidad del activo sin riesgo, es decir, que este último es más rentable.

Ejemplo ratio de Sharpe

El Fondo Matuzalem obtiene en 2020 una rentabilidad del 11%. Por su parte, el Fondo Bonano supera esa cifra y cierra el año con 17% de rentabilidad.

De primeras, sin más datos, seguramente califiquemos a Fondo Bonano como mejor fondo en comparación a Fondo Matuzalem.

Pero la realidad es que Fondo Bonano ha invertido a lo largo del año en activos de mayor riesgo.

La desviación típica (volatilidad) en el año 2020 del Fondo Bonano ha sido del 15%, mientras que la del Fondo Matuzalem ha sido del 3%.

Por ello, para valorar correctamente el desempeño de los fondos, debemos analizar esa rentabilidad ajustándola al riesgo asumido, lo que nos permitirá dilucidar cuál de los dos fondos ha obtenido mayor rendimiento. Y para eso, utilizamos el ratio de Sharpe.

Para calcular el ratio, como ya hice anteriormente, le daré un valor aleatorio al activo sin riesgo, en este caso una rentabilidad del 2,5% (imaginemos que fuese el bono alemán).

Los cálculos quedarían de la siguiente manera:

Una vez conocido el ratio de Sharpe de ambos fondos se puede afirmar que Fondo Matuzalem ha conseguido mayor rentabilidad en relación al riesgo asumido.

 

SUSCRÍBETE

Responsable: Jonathan González
Finalidad: envío de publicaciones, promociones de servicios y/o productos y material exclusivo.
Derechos: acceso, rectificación y/o supresión datos.
Destinatarios: los datos que proporciones se almacenan en mi proveedor de email marketing, MailPoet.
Toda la información sobre la protección de datos en  política de privacidad.

Deja un comentario

El Ahorrador Inversor informa que todos los datos de carácter personal proporcionados al rellenar este formulario serán tratados por Jonathan González. Los datos facilitados estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa S.L. ubicada en España. Ver política de privacidad de Webempresa Europa S.L. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos personales es enviarte publicaciones, promociones de servicios y/o productos y material exclusivo. No facilitar los datos personales obligatorios o proporcionar datos incorrectos puede suponer que no pueda atender a tu solicitud. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y/o supresión en elahorradorinversor@gmail.com. Para consultar la información completa sobre la protección de datos entra en política de privacidad.